Sanciones no deducibles

Atenciones a terceros

– La entrada en vigor en el ejercicio 2.015 del nuevo Impuesto sobre Sociedades, introdujo numerosas novedades. Una de ellas es el tope máximo deducible en concepto de gastos por atenciones a terceros, es decir, obsequios, regalos, restaurantes……

– En concreto, el importe máximo a deducir fiscalmente es el 1% de la cuantía de la cifra de negocios.
El exceso no será fiscalmente deducible por lo que se deberá realizar un ajuste positivo en el Impuesto sobre Sociedades por dicho exceso.

– Esta limitación en el gasto por atenciones a terceros, no afecta a los que, de acuerdo con los usos y costumbres, se realizan con el personal de la empresa, que serán deducibles en todo caso y sin límites.

– Por ejemplo, si la cifra de negocios es de 3MM euros, el máximo a deducir en el concepto de atenciones a terceros que nos ocupa será de 30.000.-€. Lo que supere este importe no puede ser fiscalmente deducido.

– Asegúrese de que las atenciones a terceros realizadas en 2.016 no han superado el 1% de la cifra de negocios.

Sanciones: No deducibles

Las sanciones de cualquier tipo, no sólo las de carácter fiscal, no son gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, por lo que cuando se confeccione dicha liquidación es necesario hacer un ajuste positivo por estos importes.

– El artículo 14 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades determina que no serán fiscalmente deducibles “las multas y sanciones penales y administrativas, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones-liquidaciones o autoliquidaciones”.

Por tanto, si hemos olvidado o hemos cometido un error al presentar la autoliquidación de IVA de un período, debemos presentar la autoliquidación complementaria correspondiente,  y con posterioridad la Agencia Tributaria enviará una comunicación para el ingreso del recargo oportuno. Dicho recargo no tendrá la consideración de deducible a efectos fiscales, por lo que tendremos que realizar un ajuste positivo en la declaración del Impuesto sobre Sociedades del ejercicio que corresponda.

– Debemos tener en cuenta que la A.T. tiene controladas las sanciones que cada contribuyente ha recibido en cada ejercicio bien en actas de inspección  o en revisiones parciales. Por tanto, detectará sin ninguna dificultad si una sociedad ha ajustado o no dichas sanciones en su Impuesto sobre Sociedades. De hecho, la A.T. viene realizando actuaciones en este tipo de controles reclamando las cuotas del Impuesto sobre Sociedades correspondientes a estos ajustes cuando no hayan sido realizados.