1. LIBERTAD DE AMORTIZACIÓN POR CREACIÓN DE EMPLEO

  • Las empresas de reducida dimensión (aquellas que en el ejercicio anterior facturaron menos de 10MM euros) pueden acogerse a la libertad de amortización por creación de empleo. Este incentivo permite computar más rápidamente el gasto por amortización, lo que implica retrasar el pago del Impuesto sobre Sociedades.

 

  • Se requiere que la inversión se realice en activos nuevos y que se produzca un incremento de plantilla.

 

  • El importe que podrá acogerse a esta bonificación será el resultado de multiplicar el incremento previsto de plantilla que se produzca respecto a los doce meses anteriores al inicio del ejercicio en que se realice la inversión por el factor fijo 120.000.-€.

 

  • Puede ocurrir que no se cumplan las previsiones de incremento de plantilla. En estas situaciones, se regularizará el exceso deducido en el Impuesto de Sociedades del ejercicio en que se incumpla el incremento previsto de plantilla.
  1. RECUPERACIÓN DE CUOTAS DE IVA NO COBRADAS

    • Caso de créditos incobrados, se puede recuperar el IVA que en su momento se ingresó ante Hacienda a través de una modificación de la base imponible de IVA.
  2.  
    • No obstante, no procede esta modificación para recuperar las cuotas incobradas cuando exista garantía real o el crédito esté afianzado o cubierto por concepto de seguros así como los créditos entre personas o entidades vinculadas.

     

    • El procedimiento a seguir para la modificación de la base imponible será:

     

    • el acreedor expedirá una factura rectificativa debiendo remitirla a su cliente. En ella se anularán la base imponible y la cuota repercutida en su momento.

    1

    • en dicha factura se hará constar que se trata de un documento rectificativo así como la causa que motiva esta situación, datos identificativos y fechas de expedición de las correspondientes facturas rectificadas. Es conveniente hacer figurar igualmente que la emisión de esta rectificativa no implica la renuncia al cobro pendiente.

     

    • en los supuestos en que el deudor se encuentre en concurso de acreedores, deberá entregarse también esta factura a la administración concursal.

     

    • en el plazo de un mes desde la expedición de la factura rectificativa, deberá remitirse a la Administración o Delegación de la AEAT.
      • La factura rectificativa se emitirá una vez transcurrido un año desde el impago. Sin embargo, las entidades cuya cifra de negocios en el año anterior haya sido inferior a 6.010.021.-€ podrán hacerlo una vez transcurridos seis meses.

      En los casos de concursos de acreedores, la factura rectificativa se confeccionará dentro de los tres meses siguientes a la publicación en el BOE del auto de declaración e concurso.

       

       

      • Es obligatorio por último, haber instado previamente el cobro a través de una reclamación judicial o por medio de un requerimiento notarial.