CONTRATOS PRIVADOS: ELEVACIÓN A ESCRITURA PÚBLICA

  • Cuando un contrato privado se eleva a documento público una vez transcurridos más de 4 años, surge la duda sobre la posible prescripción de los impuestos que puedan girar en torno a la operación.
  • El hecho es que al no haber intervenido fedatario público en el contrato privado, Hacienda no tiene la certeza de que la fecha de dicho contrato sea cierta, por lo que considera que la fecha real de la operación es aquella en que se ha formalizado la escritura, devengando en ese momento los impuestos que afecten a la operación.
  • Ahora bien, existen ciertas excepciones a esta norma general siempre que concurra alguna de las siguientes circunstancias y hayan trascurrido más de cuatro años desde que se produjo:

                         – Registro público: si el contrato se hubiese inscrito en algún registro público.

                         – Entrega a funcionario: por ejemplo si el contrato privado se presentó hace más de cuatro años al ayuntamiento para pagar la plusvalía municipal o para cambiar el nombre a efectos de IBI.

                         – Entrega en juzgados: se entiende también cumplido este requisito si el contrato se entregó en algún proceso judicial.

Igualmente se podrá aplicar prescripción si el vendedor ha fallecido hace más de cuatro años.

UNIÓN TEMPORAL DE EMPRESAS (UTE)

Cuando dos o más empresas desean realizar un proyecto puntual es normal que constituyan una UTE.

Los aspectos más relevantes de esta figura son:

a) Constitución

             – Una UTE es una entidad sin personalidad jurídica propia que se constituye por un tiempo limitado.

La duración máxima de una UTE es de 25 años.

– Deben constituirse ante notario y en sus estatutos se incluirá, entre otros, los siguientes puntos

– la aportación que realiza cada uno de los partícipes a la UTE.

– la proporción en que cada miembro participará en los resultados.

–  la UTE sólo puede tener un gerente y los socios responden de forma solidaria e ilimitada de las obligaciones de la UTE.

– por último, deberán inscribirse en un registro especial de UTEs al objeto de que puedan tributar en el Impuesto de Sociedades según su régimen fiscal especial.

b) Fiscalidad

– En el Impuesto de Sociedades, si todos los miembros de la UTE son residentes en España, no tributará por este impuesto aunque está obligada a presentar la declaración con cuota cero.

– Pero sus partícipes deberán imputar los resultados de la UTE en sus respectivas declaraciones del Impuesto sobre Sociedades en proporción a su participación.

– Los partícipes pueden imputar en sus declaraciones las deducciones y retenciones que hayan sido aplicables a la UTE.

c) Contabilidad

– Cada partícipe deberá integrar en su contabilidad la parte que le corresponda en el resultado de la UTE.

– Al carecer de personalidad jurídica, las UTEs no están obligadas a depositar libros oficiales de contabilidad ni cuentas anuales en el Registro Mercantil.

                – No están obligadas a realizar pagos fraccionados a cuenta del IS.

– Los pagos a cuenta del IS de los partícipes no se ven modificados por el hecho de ser miembros de una UTE.

c) Otros impuestos

– Las UTEs acogidas a este régimen especial están exentas de tributar por ITP en operaciones societarias (constitución, ampliación, reducción, disolución y liquidación).

– Igualmente disfrutan de una bonificación del 99% en el Impuesto sobre la producción.