Bonificaciones laborales y fiscales en contratación de discapacitados

La contratación de trabajadores discapacitados conlleva una serie de bonificaciones tanto en Seguridad Social como en el Impuesto sobre Sociedades que resumimos a continuación:

A) Bonificaciones de carácter laboral

Si se opta por la contratación de trabajadores discapacitados, debemos distinguir entre contratación temporal y contratación indefinida de cara a la aplicación de bonificaciones en Seguridad Social.

Contratación temporal

El trabajador debe tener una discapacidad con un grado igual o superior al 33%, y estar inscrito en la oficina de empleo.

El contrato se realizará por escrito con una duración entre doce meses y tres años, a tiempo parcial o jornada completa.

Si el contrato se realiza a jornada completa se tendrá derecho a bonificaciones que oscilan entre 3.500.-€ y 5.300.-€ anuales en función del grado de discapacidad y de ser hombre o mujer.

Si el contrato fuese a tiempo parcial, se tomarán de estas bonificaciones la parte proporcional.

Contratación indefinida

El trabajador debe tener una discapacidad con un grado igual o superior al 33%, inscrito en la oficina de empleo.

Las empresas están obligadas a mantener la estabilidad en el empleo de estos trabajadores por un tiempo mínimo de tres años.

Si el contrato se realiza a jornada completa se tendrá derecho a bonificaciones que oscilarán entre 4.500.-€ y 6.300.-€.

Si el contrato fuese a tiempo parcial, se tomarán de estas bonificaciones la parte proporcional.

B) Bonificaciones en el Impuesto sobre Sociedades

– La cuantía de la deducción varía en función del grado de discapacidad. Entre un 33% y un 65%, la deducción por cada persona/año de aumento de la plantilla de este tipo de trabajadores, dará derecho a una deducción de 9.000.-€. Si el grado es superior a 65% la deducción será de 12.000.-€.

– Estos importes se refieren al incremento de la plantilla por persona/año. Por ejemplo, si se contrata un discapacitado por seis meses a jornada completa sin que previamente exista ningún trabajador discapacitado en la plantilla, el importe a deducir en I.S. será de 4.500.-€ ó 6.000.-€

– Es necesario que los trabajadores estén inscritos en el momento de ser contratados en el Registro de Trabajadores Minusválidos Demandantes de Empleo.

Hacienda controla las cuentas bancarias

Desde hace dos ejercicios las entidades bancarias están obligadas a presentar ante Hacienda diferentes datos sobre cuentas corrientes y depósitos bancarios. Entre otros datos, deberá informar en enero de cada ejercicio sobre los titulares y autorizados así como el saldo a 31 de diciembre y el importe total de ingresos y salidas de cada cuenta en el ejercicio.

Esta información es cruzada con los datos que la AEAT posee de los contribuyentes sujetos a IVA, IRPF e Impuesto sobre Sociedades. Caso de detectar diferencias significativas es posible se inicie un procedimiento de comprobación limitada solicitando al afectado acreditar el motivo de tales discrepancias.

Lo normal, en la mayoría de los casos, es que las discrepancias se deban a simples traspasos entre cuentas.

Le proporcionamos el enlace a dicho Plan por si fuese de su interés.

Pincha aquí